Documental y galería fotográfica retratan la vida de la etnia Chimán en Beni

Desde este lunes a las 19:00, Arte en la Plaza, de Manzana 1 Espacio de Arte celebrará la inauguración de la muestra fotográfica y el documental Pariente Chimán de Manuel Seoane. La exposición se prolongará hasta el 14 de agosto.

La exposición de fotografías Chatdÿe Tsimane (Pariente Chimán) es una síntesis del trabajo del fotógrafo boliviano Seoane, quien documenta la comunidad Chimán de Maraca’tunsi (Beni) desde 2019, gracias al apoyo del Pulitzer Center y National Geographic.

Tráiler documental Pariente Chimán


Su obra se compone de un registro fotográfico y de un largometraje documental, el mismo será proyectado en la ocasión, en el espacio público, con la presencia de Manuel Seoane. El acceso será libre.

LA MUESTRA

En estos últimos tiempos somos testigos de cómo gran parte de la selva amazónica se esfuma y queda en cenizas debido principalmente a grandes intereses agroindustriales sobre la tierra. Este problema es una amenaza constante durante décadas, que afecta tanto a la naturaleza como a las comunidades locales.

Allá por los años 90, durante un invierno en la comunidad de Cujma’tunsi, en medio del territorio Chimán, un niño llamado Santos Canchi y su familia se vieron repentinamente obligados a mudarse junto a toda la comunidad; su tierra fue entregada a la Compañía Maderera San Ambrosio. Con todas sus posesiones y hasta con la jatata de la que estaban hechas sus casas, Santos y su comunidad fueron forzados a empezar una nueva vida en otro lugar.

Hoy, Santos, de 28 años de edad, es el jefe de la comunidad de Maraca’tunsi y todavía espera que la empresa maderera finalmente abandone el sitio, como dictó la ley hace muchos años, para regresar y reconstruir Cujma, su tierra natal. A pesar de muchas décadas de tala constante por parte de la empresa maderera, el llamado Bosque de Chimanes es una de las áreas más biodiversas y mejor conservadas
de la Amazonía Boliviana, solo porque el estilo de vida y el uso de la tierra sostenible de los Chimanes lo han mantenido así. Como decía Bernardo Muiba, ex presidente de dicho territorio indígena: “Los chimanes son los únicos guardianes de nuestro bosque, porque solo ellos verdaderamente lo habitan dependiendo de él, recorriéndolo de lado a lado, cazando y recolectando para subsistir, vigilándolo; sin ellos el bosque se hubiera perdido hace mucho tiempo, tomado por madereros o compañías petroleras».

BIOGRAFÍA DEL FOTÓGRAFO
Manuel Seoane, La Paz, 1984. Fotógrafo documental boliviano. Su trabajo sobre temas indígenas y ambientales llegó a las rondas finales del World Press Photo Contest en 2019 y 2022. Participó en el New York Times Portfolio Review de 2019 y en el XXXIII Eddie Adams Workshop. Es parte del programa National Geographic Explorers, becario de Reuters y del Pulitzer Center desde 2018. Su trabajo ha sido publicado en medios como The Wall Street Journal (Estados Unidos), Télérama (Francia), Frankfurter
(Alemania), El País (España), Clarín (Argentina) y otros. Es miembro de los colectivos Diversify Photo y Everyday Projects. Es graduado en fotoperiodismo de la Escuela Danesa de Medios (DMJX) de Dinamarca con una beca de la VII Foundation. Es MSc en Hidrología.

PUEBLO ORIGINARIO

Los t’simanes, también conocidos como tsimanés o chimanes, son un pueblo originario de la Amazonia boliviana, que habita en los municipios de San Borja, San Ignacio de Moxos, Rurrenabaque y Santa Ana del Yacuma, en el departamento del Beni.

UBICACIÓN GEOGRÁFICA

El territorio Indígena Multiétnico (TIM) está habitado por cuatro pueblos indígenas diferentes: chimán, mojeño, movima y yuracaré. Manuel Seoane registró su trabajo fotográfico en Maracatunsi, comunidad que está dentro del Territorio Indigena Multiétnico (TIM), en la provincia de Mojos.

POBLACIÓN

La población que se autoreconoció como chimán en el censo boliviano de 2001 fue de 4.126 personas. Este número aumentó a 16.958 en el censo de 2012.

IDIOMA

Los t’simanes hablan el idioma chimán, del grupo de la familia lingüística mosetana. Como las lenguas de esta familia son mutuamente inteligibles, algunos las consideran un solo idioma. Son 8.500 chimanes, que habitan el Beni, los que preservan su idioma nativo.